Schwerin, un castillo y un jardín de cuento de hadas