Hallaron en perfecto estado el cuerpo de un oso que vivió hace más de 25 mil años