Un experimento confirma que pueden existir exoplanetas hechos de diamantes