Solución israelí: Desechos agrícolas podrían producir alcohol desinfectante