Aunque no lo creas, las pruebas de detección rápida del COVID-19 pueden ayudar a frenar la pandemia