Lozoya: lo mediático y lo judicial