El círculo vicioso de la pobreza y el refresco: el "veneno embotellado" llega a donde el agua potable no