Detener tu andar no mantiene la distancia entre tú y tus sueños sino que la incrementa