Toledo, un muerto ambulante