TikTok, ¿el elixir de la juventud para Microsoft?