Los niños no se enferman de COVID–19, pero tienen niveles más altos del virus que adultos