Contagiarse de COVID-19 o ser deportados: el dilema que enfrentan los migrantes que alimentan a EU