¿Por qué debe importarnos quién es víctima de delitos de corrupción?