Policía Comunitaria, desgarrada desde su interior