Jonathan Isaac se convierte en el primer jugador de la NBA que no se arrodilla durante el himno