Aviación comercial: el prematuro final de las naves gigantes