En la elección de EU se juega todo