En la guerra comercial o en el TLCAN, los perdedores siempre eclipsarán a los ganadores