LeBron James, por fin un rey vestido de púpura y oro