Recién nombrado técnico de Japón, Akira Nishino tiene un gran reto