La guerra fría, ahora entre aliados