¿El pacto de los ardidos?