No es tan malo tropezarse: cada error te vuelve más sabio