La polarización retira a Margarita