Otra consecuencia del calentamiento global: Árboles mueren el doble de rápido desde 1980