Seis gobernadores se van. Atrás dejan más pobreza y rezago educativo y de salud