Aspirina para ataques cardíacos: recomendaciones y focos de alerta