Muchas veces quien te critica no es más que alguien que está sentado a la orilla del camino mientras tu avanzas