Adiós a las armas y a las urnas