Borges: el tiempo que inevitablemente somos