Impunidad, la marca de la casa