Petróleo, limón, jugo de naranja: postales de un año impredecible