Descubren que las variaciones en la órbita de la Tierra influyen en la evolución de organismos