El aumento de precios en la UE toca máximos históricos y compromete la recuperación