Ómicron o la factura del egoísmo