Cómo un oscuro negocio con Fertinal enriqueció a Ricardo Salinas Pliego