La vacuna Sputnik V se promociona en Twitter y es la última arma del Kremlin