El ocaso de los candidatos independientes