La salida de la crisis global tiene un nombre: Flexibilidad fiscal