Un cráneo de hace 45.000 años permite identificar el genoma más antiguo