El Covid-19 también perpetua desigualdad para discapacitados y racismo