La gran apuesta de Netflix por contenido extranjero puede cambiar la forma cómo vemos el mundo