El virus empobreció a millones en América Latina… y llenó aún más los bolsillos de los 10 más ricos