En plena pandemia, 33 millones de mexicanos no tienen acceso al sistema de salud