La vacuna fantasma y los conservadores