Estados Unidos cierra el puño ante Rusia y China