Un nuevo exoplaneta podría ser la piedra Rosetta para estudiar sus atmósferas