La vacunación masiva, un sueño distante