Mario Delgado, el "engañado"