Burócratas, jubilados y rebeldes